La Semana Santa, sin escotes ni minifaldas

Palabras tiznadas, por Alexandra

SONY DSC

Aproximadamente unas 1.500 mujeres, que asisten como damas de mantilla, de las Cofradías de Semana Santa en Alicante, no podrán ir ni en minifalda ( falda o enaguas hasta la rodilla), llevar escotes, ni tampoco medias de rejilla.
También se hacen otras recomendaciones, que a mi juicio son sensatas y carecen de cualquier polémica. Las prendas que se vayan a utilizar, no irán ceñidas al cuerpo, para evitar grasas apretadas. El maquillaje a poder ser  lo más discreto posible, suaves pinceladas, en contra de brochazos llamativos, prescindiendo del color rojo. Guantes cortos, los largos déjenlos en casa, para sorprender al marido por la noche. Y por último, si se lleva mantilla, el moño a baja o media altura para sujetar la peineta.

364
Estos actos son religiosos, y como tal, hay que tener un poco de consideración, una mínima decencia y sentido común. Si va ir vestida como un putón verbenero, se me ocurren muchos otros lugares donde puede ir y no va a llamar nada la atención. A mi parecer, no hay vocación religiosa, sino una tradición, muy arraigada en nuestra querida España de pandereta.
El presidente de la Junta Mayor, Alberto Payá, ha descrito que son «cosas lógicas y coherentes que llevan años cumpliéndose» por «decoro y respeto» a las imágenes de los pasos y a los ciudadanos, y ha confirmado que todas las mujeres conocen estos requisitos ya que se les informa por escrito.

2
Todas estas normas vienen recogidas desde hace varios años en los reglamentos de la Junta y de las Hermandades, y ha aclarado que la que no siga las pautas establecidas, «se le invita a que abandone la carrera oficial» de la procesión. «Si alguna no viste de forma decorosa, no puede estar en la procesión.
No quiero ni imaginar, como este chorreo no lo corten pronto. Daremos paso a turistas inglesas animándose a la fiesta, con los carrillos colorados del sol y morros pintados color rojo, como pimientos de piquillo. Litrona en mano, ofreciendo generosamente al público congregado. Melenas rubias despeinadas, calcetines blancos y chancletas, minifaldas sin bragas. Además irá conjuntada con un top lechoso marcando pezones, una mancha de vino tinto lucirá entre teta y teta, y acabará eructándole a un penitente y queriendo quitarle el capirote.

7

Autor: admin

Deja un comentario