Halloween, una noche de miedo y sexo

Palabras tiznadas, Alexandra

Un año más estamos en Halloween, una fecha en la que son protagonistas los disfraces, lo prohibido y la oscuridad. Una noche, en resumen, donde la imaginación toma las riendas. Los españoles no tenemos una tradición de celebrar esta noche como en los países anglosajones, pero poco a poco va calando y es una excusa para pasarlo bien ¿no?

Tanto para hombre como para mujeres, los disfraces favoritos para la noche de Halloween son los que se encargan de personalizar a los héroes o los villanos que tienen una extraordinaria fortaleza, en lo físico y en lo mental.

Disfraces más demandados

Vamos a ver los que más gustan a ambos sexos:

Hombres

Los hombres tienen como disfraz más buscado el de vampiro, al que le sigue el de superhéroe, donde Batman y Superman son de los más populares, además de disfraces muy utilizados en fantasías sexuales como los de médico o cirujano.

Otros clásicos y de los más interesantes para tener fantasías son los disfraces eclesiásticos, donde el morbo es elevado cuando nos ponemos disfraces como el de cura o el de papa. Otros optan por disfrazarse de hombre lobo o de zombi. Otros personales de ficción o incluso de la política también son de los más demandados.

Mujeres

En este sentido las mujeres también gustan de disfrazarse de vampiresa. Es de esos disfraces que no pasa de moda, como también ocurre con el de Catwoman, el cual suele despertar sensualidad en grado máximo, todo ello junto a una imagen de fuerza que suele seducir mucho a los hombres y que tiene en el traje de látex o el antifaz unos complementos de lo más picantes.

Existe también un porcentaje de mujeres que desean tener el papel de bruja dominante, algo que sigue estando muy de moda gracias a series como la de American Horror Story. Tampoco conviene olvidar que una de cada diez mujeres suele optar por el clásico traje de enfermera sexy para curar y “calentar” a su paciente. Otros disfraces bastante originales son los de Tomb Raider como la sensual Angelina Jolie o los de novia cadáver.

El sexo con disfraces es un atractivo más que puede dar a esa noche ese encanto sexual que haga elevar la temperatura. Si lo combinas con una buena cena afrodisíaca y un buen vino, seguro que la tensión sexual crece y pasaréis

Autor: admin